Embarazo y crianza

Arranca el jardín: en sus marcas listos ya

La semana que viene Julieta empieza el jardín. Les confieso que el inicio de clases me genera sentimientos encontrados.

El año pasado fue tres veces por semana a un jardín rodante hermoso. Tan lindo y contenedor que un poco nos mal acostumbraron. Todos los días a media mañana recibíamos fotos de los chicos en plena actividad y a la salida, en la ronda final, nos compartían qué habían hecho los chicos durante el día, a qué habían jugado y si había habido algún inconveniente. El cuaderno de comunicaciones era un ida y vuelta de poesías, canciones y chismes (“Hoy Juju estuvo más mimosa que de costumbre”, “Desayunó muy poquito”, “Hoy estuvo súper charleta, ¡Nos contó que hizo pis en el baño!”). Fue la mejor experiencia para su primera infancia. Ahí Juli aprendió a compartir, a cantar, a abrazar amigos y a relatar cómo se sintió cada día. Creció en un ambiente cálido, lleno de magia, donde se respetaron sus tiempos, su fisiología y su autoregulación. Una hermosa huella en su infancia y en la nuestra.

También te puede interesar

No Comments

Leave a Reply