Embarazo y crianza

La primera vez que te di la teta…

La primera vez que te di la teta llevabas unos cuarenta minutos aferrado a mi lado. Ya no estábamos unidos por el cordón ni estabas recubierto de ese líquido tan preciado que te cobijó durante todo el embarazo. Yo todavía estaba embriagada de tanta oxitocina natural y vos llegaste con tanta sabiduría y tanta paz que no hizo falta explicarte nada. ¡Vos tan cachorro y yo tan loba! No necesitamos nada más: la sola presencia del otro nos completaba. Yo no podía dejar de mirarte y sonreír pensando que después de tanto caminar juntos lo habíamos logrado: te había podido parir después de la cesárea de tu hermana y ahora estábamos piel con piel en la penumbra del anochecer alimentándonos del otro. Vos naciendo y yo renaciendo, una vez más.
Esta vez sabía cómo ayudarte en la prendida porque también sabía que no necesitabas ayuda, sólo confianza. Con tus ojos enormes me miraste, del pulgar me agarraste y juntos, agotados y extasiados, empezamos a danzar este baile que ya lleva cinco meses.
Amo darte la teta, amo tus ojos cuando me encuentran, amo el sonido de tu voz cesando cada vez que tu boca me tropieza y amo la gota cayendo por la comisura de tus labios cada vez que termino de darte la teta.
.
Hoy quiero invitarlas a poner en palabras qué sienten cuando dan la teta o la mamadera, que me cuenten cómo recuerdan la mirada de sus hijos cuando las encuentran o cómo se imaginaban que iba a ser la lactancia y cómo finalmente resultó siendo. .
Gracias @medela.argentina por auspiciar este espacio de encuentro. Les cuento que la tienda oficial de Medela en Mercado Libre ya está abierta. De a poco se están sumando nuevos productos para facilitar la lactancia materna.

También te puede interesar